¿La cerveza artesanal en peligro? El informe de la CCAA y las medidas del Gobierno

0
2787
cerveza artesanal

Con la instalación de la cuarentena general, más del 90% de las ventas de cerveza artesanal se derrumbaron y gran parte de las pymes viven en una incertidumbre.

El mundo cervecero vive sus días más críticos, desde que, con el boom de los años 2016 y 2017, se metió de lleno en la popularidad. Las diversas devaluaciones sufridas en los últimos años y la caída constante del consumo no parecen ser nada al lado de la crisis que suscita la pandemia de coronavirus. No solo por la emergencia sanitaria en sí, sino también por lo que influye a nivel social, en cuanto al temor que se instala en la gente, y a la implementación necesaria de un aislamiento social obligatorio preventivo, por parte del Gobierno Nacional. Las fábricas de cerveza artesanal, casi sin tener a quién vender, redujeron sus ingresos al límite y, algunas, cerraron esperando a que la enfermedad pase y que el Estado otorgue una ayuda.

Las fábricas cerveceras tuvieron su gran auge entre 2015 y 2018. Por supuesto que hay cerveceros desde hace mucho antes, pero la explosión del consumo de una birra diferente a la que se consigue en un supermercado tradicional, se dio por esos años. Con la liberación de importaciones en 2016 y la cotización de un dólar planchado durante un año, entre 2016 y 2017, los cerveceros pudieron importar materia prima de calidad, ampliar y reinvertir y generar altos márgenes de ganancia, tanto en bares como en aquellos que elaboraron cerveza casera.

Lentamente la situación empezó a virar. El consumo de cerveza artesanal, que caía de a poco, comenzó a pronunciarse cada vez más y las devaluaciones, sumado a un aumento inflacionario muy fuerte, golpearon directamente a un rubro que recién había asomado la cabeza y que estaba comenzando a profesionalizarse, en el mejor de los escenarios. 2019 fue un año aciago con todas estas problemáticas profundizadas.

Varias fábricas, y bares, cerraron sus puertas de manera definitiva y otros siguieron subsistiendo. Con el cambio de gobierno y la economía congelada, el verano en materia de ventas fue de mal en peor. Recién en los primeros días de marzo, algunas ventas habían dado una luz de esperanza que rápidamente decayó en la más profunda oscuridad. Algunos con deudas a proveedores y millones de pesos «en la calle» y en los bares, la pandemia hizo que el 90% del mercado quede frenado.

El Estado presente

Para paliar la crisis, el Gobierno argentino decidió tomar varias medidas para ayudar a las pymes. Para empezar, una compensación salarial en función de la cantidad de trabajadores a cargo en cada fábrica. Así, las empresas con hasta 25 trabajadores a cargo podrán tramitar hasta el 100% del sueldo neto de cada trabajador, con un máximo equivalente a un sueldo mínimo ($16.875).

cerveza artesanalPor su parte, aquellos empleadores que cuenten con 26 a 60 trabajadores, pueden obtener hasta un 75% de ese sueldo básico. Las empresas de entre 61 y 100 trabajadores, obtendrán el 50% del salario mínimo y, para las compañías de más de 100 empleados, tendrán la opción de gestionar el Programa de Recuperación Productiva (REPRO), donde la prestación por trabajador “tendrá un mínimo de $6.000 y un máximo de $10.000”.

Asimismo, la AFIP prorrogará los vencimientos para el pago de contribuciones patronales, en donde las empresas en situación de crisis con hasta 60 trabajadores contratados tendrán una reducción de hasta 95% en las contribuciones patronales devengadas durante abril.

En cuanto al Repro, según la página web oficial, consta de una suma fija mensual remunerativa de hasta un monto equivalente al salario mínimo, vital y móvil por trabajador por un plazo de hasta 12 meses, destinada a completar el sueldo de su categoría laboral. Por otro lado, los bancos Nación, Provincia, Galicia, Supervielle, Itaú y Comafi lanzaron líneas de crédito a una tasa del 24% anual para pymes. Muchas empresas reclaman la lentitud de esta línea de créditos. Desde el Gobierno, aseguran que se debe a lo poco que están operando los bancos y a la falta de garantías que, muchas veces, ofrecen quienes se acercan a pedir préstamos.

«Están muy bien los créditos, pero menos de un tercio de las pymes califican para tomarlos. A esto se suma que cuando reactivaron el clearing de cheques nos quedamos sin saldo para pagar salarios», aseguró Pedro Cascales, vocero de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), a Télam. De acuerdo a la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA), solo el 40,3% de las pymes porteñas pudieron pagar los salarios de marzo.

cerveza artesanalAsimismo, los bancos ya comenzaron a otorgar créditos “blandos” para las pymes que necesiten invertir en capital de trabajo. Estos préstamos, también a tasas del 24%, provienen del Fondo de Afectación Específica, creado por el Comité de Administración del Fondo de Garantías Argentino (FoGAr).

Otra de las grandes preocupaciones de los fabricantes de cerveza era el tema alquileres. El Gobierno, a través del Decreto 320/2020, publicado en el Boletín Oficial, determinó la suspensión de los desalojos por falta de pago, la prórroga de los contratos y el congelamiento de los precios de alquiler hasta el 30 de septiembre. A su vez, las deudas por diferencia de pago, o por falta del mismo, podrán abonarse entre tres y seis cuotas sin intereses moratorios, compensatorios ni punitorios, ni ninguna otra penalidad prevista en el contrato.

cerveza artesanalAún faltan cuestiones que no han sido abarcadas. Créditos a tasa cero para el pago de esos alquileres, pago a proveedores y reducciones impositivas son algunos de los temas que aún no se han tocado del todo. Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo se muestran cautos. No hay mucha información al respecto. La pandemia tiene una dinámica que hace imposible prever cualquier escenario, de allí que el Ejecutivo va paso a paso. Pero cabe destacar que, a pesar de que las medidas se anunciaron, la implementación es escasa o nula.

La manifestación de la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina

Lejos de las estimaciones positivas que el Centro de Cata publicó sobre la situación del sector cervecero en esta epidemia de coronavirus, Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina (CCAA) publicó una encuesta realizada a 590 productores y bares de todo el país, una muestra que suma el 78% de la producción total de Argentina. Los resultados muestran un pasmoso panorama.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Ya está disponible en nuestra web, y en el link de nuestra biografía, la encuesta para productores y bares! Necesitamos de todos para tomar medidas juntos!

Una publicación compartida por CCAA (@ccaargentina) el

El 92% de los productores de cerveza artesanal vieron reducida, al menos, el 90% de sus ventas desde el 16 de marzo, cuatro días antes de que se decrete el aislamiento obligatorio. “Mas del 60% de los productores ya han tenido confirmación por 1 o más de sus clientes que estos no volverán a abrir puertas después de la cuarentena”, indicó el informe. También, el 85% de los bares cerveceros tuvieron una baja de más del 90% de su consumo.

Por otro lado, el informe mostró también la fragilidad financiera con la que esta pandemia agarró al sector: 3 de cada 4 cerveceros ya tenía deudas antes de la crisis y el 65% de los encuestados están dispuestos a seguir tomando créditos para poder pasar esta situación. Además, casi 4 de cada 5 bares estaba en la misma situación.

  1. La cuarentena general arrancó el 20 de marzo, pero sus efectos comenzaron a sentirse en la semana previa. De todos modos, lo que trascendió, aún no ha sido oficial, es que el aislamiento perduraría, al menos, hasta el 26 de abril, dando cerca de un mes de un parate casi total. El 30% de las fábricas de cerveza artesanal podrán aguantar, en esta situación, sólo hasta fin de mes cuanto mucho. Un 35% más, soportarían sin cerrar 15 días más y un 22% más, hasta mediados de junio. Esto significa que, sosteniendo la cuarentena total hasta fines de mayo, podría peligrar casi el 87% de los productores del país.

La situación de los bares no es muy distinta: el 84% de los bares podrían no abrir nuevamente sus persianas si el aislamiento llega hasta fin de mes y el 97% lo podrían hacer si no tienen soluciones de aquí, hasta junio. “Estos números son muy preocupantes ya que muestran que es muy probable que una gran cantidad de estos bares no subsistirán a esta crisis generando un efecto dominó en toda la cadena de valor”, definió el informe.

Teniendo en cuenta que el mercado de cerveza artesanal cubría el 3% del mercado cervecero de todo el país, sería una picardía que desde el Estado no se ayude a la gran cantidad de pymes que viven de la birra. Si bien la porción es chica, la cervecería artesanal argentina emplea a más de 6500 personas y es el sostén de muchísimas familias. El Gobierno debe responder, y rápido, ante estas demandas. Por otro lado, es menester recordar que el aislamiento preventivo es la única manera, hasta ahora, de prevenir el contagio del virus. Cuanto más podamos controlar la propagación, menor será el tiempo que haya que detener la economía. Reclamemos al Estado para que dé una mano, pero también, quédate en casa.

Por Alejandro Tellería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here