Cerveza artesanal mur

Este es el interrogante que planteó la cervecería Mur y que desarrolló en su comunicación para informar al público sobre las diferencias entre la cerveza artesanal y la industrial.

Como parte de una campaña para empoderar al consumidor, la cervecería Mur desarrolló una comunicación en donde señaló siete puntos que explican por qué la cerveza artesanal vale más que la industrial.

Allí, no solo se señalan los factores que justifican el hecho de que una cerveza artesanal cueste más que una que es industrial, sino además, los beneficios que tiene como producto una cerveza que tiene sus procesos mucho más cuidados.

Los 7 puntos de la guía de concientización sobre por qué la cerveza artesanal es más cara que la industrial

  • Insumos

Desde Mur indicaron que el sector craft utiliza insumos que son 100% naturales, con lo que se obtiene un mosto a base de granos/cereales malteados de alta calidad. A su vez, estos mismos se pueden combinar para conseguir mayor variabilidad entre las recetas y, así, tener un abanico más amplio de cervezas.

Por otro lado, las cervezas industriales utilizan un mosto que está hecho a base de otros cereales como el arroz o el maíz, que son mucho menos costosos y, además, pueden contener aditivos que cambian el sabor de la cerveza.

  • Recetas

Diferentes recetas es sinónimo de diferentes birras. Por eso, en el sector craft hay innumerables variedades de recetas y, por ende, de cervezas. Esto hace que no se pueda estandarizar la producción, no así un producto determinado.

Cómo contrapartida, la cervecería industrial estandariza su producción con recetas muy específicas con el objetivo de potenciar las ganancias. Además, realizan compras de insumos a escala, lo que también significa una reducción de sus costos.

  • Automatización de procesos

El sector craft está compuesto, principalmente, de pequeñas pymes que son manejadas por sus dueños, junto a un equipo de personas que realizan el proceso de forma manual y sin ayuda de tanta tecnología y/o maquinaria. Esta participación de las personas es lo que le da la impronta a la cerveza artesanal.

Por su parte, la industria se compone de grandes plantas automatizadas que producen en un día, lo que una fábrica de cerveza artesanal mediana fabrica en un año. “El tiempo es dinero”, sentenciaron en Mur.

  • Volumen

Aunque a muchos les parezca increíble, en la cerveza artesanal no hay una economía de escala: los lotes son chicos y, en general, hay muchos productos distintos. En ese ámbito es que se busca que la cerveza tenga un sabor premium, donde el consumidor pruebe cosas nuevas e innovadoras.

En contraposición, al tener recetas estandarizadas, las compras se hacen al por mayor en las fábricas de cerveza industrial. Se reservan parcelas enteras de malta, lúpulos y tienen convenios especiales con los productores.

Cerveza artesanal mur

  • Tiempo

Mur en este punto explicó que “nuestros procesos de fermentación y ocupación en tanque respetan los tiempos de trabajo de la levadura, que es un ser vivo y, mientras más se lo respete, mejor resultado dará”.

En cuanto a la cervecería industrial, la fábrica artesanal indicó que, pese a que sus insumos y procesos son “de primera calidad”, el factor que les juega en contra es el tiempo, ya que esto hace que aumenten los costos y tengan menor rotación.

  • Logística, impuestos y control de plaza

La empresa craft remarcó que la cervecería artesanal no posee canales propios de distribución y en las entregas chicas no se pueden prorratear costos. En cuanto a lo impositivo, las pymes no suelen ser las primeras en acceder a subsidios, cosa que sí logran las industriales con menores cargas impositivas.

En lo que refiere al control de plaza, Mur resaltó que la industria “permite hacer acciones comerciales agresivas (¿les suena el ‘control de mercado’?)”.

  • Objetivos

El sector craft, más allá de ser comercial, tiene como objetivo sacar la mejor cerveza posible, haciendo hincapié en el sabor, el aroma y la experiencia. “Es aquella que busca la innovación constante y diferenciarse a través de la calidad del producto. Y que elabora su cerveza de manera manual, con la impronta de cada trabajador”, subrayaron.

En oposición, la industria busca optimizar costos, tiempos, maximizar ganancias y “poseer todo el mercado aún si eso implica vender al costo con prácticas comerciales que destruyen la economía local”, sentenciaron en Mur.

Finalmente, la cervecería aclaró que la cerveza craft no es más cara, sino que vale más que la que se encuentra más fácilmente porque el consumidor paga por un producto hacho por pymes argentinas, “de capital nacional, que apuestan al trabajo local y que siguen apostando al crecimiento del país”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here