Pasar del barrio al país: Charlone decidió llevar sus cervezas a mayores escalas

0
502
Charlone

Charlone aprovechará las instalaciones de Mur para fabricar más cantidad.

La fábrica de cerveza Charlone, ubicada en el barrio de Colegiales, Ciudad de Buenos Aires, decidió ir más allá y llevar su cerveza bien local a otros puntos del país. Gracias a la utilización de las instalaciones de Mur, la cervecería producirá algunos de sus principales estilos en esta fábrica para poder abastecer otros puntos de venta.

CharloneLa idea de aprovechar la capacidad de otra fábrica para expandir los volúmenes de producción era una idea que la pandemia de coronavirus no detuvo, sino que frenó. Ya desde fines del 2019, Charlone miraba con buenos ojos la posibilidad de aumentar su producción para alcanzar otros puntos de venta en todo el país.

Desde la crisis del 2018 y 2019, el sector cervecero se vio muy golpeado por la baja de la rentabilidad, la baja del consumo y las devaluaciones que hicieron cada vez más caros los insumos. El caso de Charlone no fue la excepción y los márgenes de ganancia se redujeron y las ventas bajaron.

CharlonePor este motivo, Charlone, rentará una parte de las instalaciones de la fábrica de Mur para elaborar allí ciertos estilos en un volumen mayor, y ha salido a la búsqueda de nuevos socios comerciales en todo el país. Hasta ahora, más allá de las cervezas colaborativas, la marca realiza todos sus estilos en la fábrica que está ubicada en el brewpub de la calle Freire.

“No lo planteamos solamente como una solución frente a una crisis, sino como parte de una madurez como cerveceros. Nos dimos cuenta que la producción en Charlone tenía un techo”, indicó Sebastián Vago, brewer de Charlone. “Hoy pensar en montar una fábrica es un proyecto de muchísima inversión en dólares y vimos como una alternativa empezar a fasonar”, agregó.

CharloneEn la actualidad, Charlone produce entre 2500 y 3000 litros de cerveza, con algún pico excepcional de 3500. Con este convenio, en la fábrica de San Martín se realizarán entre 3000 y 5000 litros más, de los estilos clásicos y de mayor rotación. “La idea sería poder duplicar el volumen en una primera instancia. Vamos paso a paso porque comercializar cerveza es un nuevo oficio que no tenemos desarrollado y que estamos aprendiendo”, sostuvo el cervecero.

Entre los estilos cerveceros que se realizarán en la otra fábrica se encuentran: “Río”, una Pilsen; “La Reina”, una APA y alguna de sus birras inglesas como “Lady” Brown Ale, que “es un estilo que no se ve tan comúnmente, a mí particularmente me gusta mucho, y en Charlone tiene muy buena recepción. No es lo mismo servirle una pinta a alguien que viene al brewpub, donde le brindamos un servicio, que salir a vender nuestro producto a otros puntos de venta”, definió. En contraparte, la fábrica de Freire se concentraría en estilos especiales, ediciones limitadas y colaboraciones, incluso con la incorporación de algunas barricas.

Barricas“Las complejidades de producir en dos fábricas están asociadas a la logística, al tiempo que a uno le lleva estar entre fábrica y fábrica y al control diario del producto. Estamos día a día sobre las cervezas que se producen en el brewpub, pero tenemos un control semanal sobre la que fasonamos. Es un control más esporádico, que no representa en sí una complejidad porque confiamos muchísimo en la calidad y la experiencia de los chicos de Mur”, explicó Vago, en relación al nuevo trabajo que trae aparejado esta doble producción.

Entre Charlone y Mur fijaron un valor por litro de cerveza producido. De esa manera, Charlone puede duplicar la cantidad de birra a realizar y comparten costos de cierta materia prima, a un precio mejor por hacer pedidos en mayores volúmenes. Por otro lado, la fábrica aumenta la producción que, aunque no sea con la misma rentabilidad, se garantiza cierto nivel de elaboración al ocupar una parte de la capacidad ociosa.

Latas“Creo que para Mur es muy interesante esta experiencia. El fasón es un negocio que aún no está muy desarrollado, pero que en este contexto, donde hay tantas fábricas montadas y donde se ha vuelto tan difícil sostener una estructura de marca, de fábrica y calidad de producto, el fasón puede ser una alternativa, tanto para muchos cerveceros que hoy no tienen la posibilidad de invertir a gran escala, como para fábricas instaladas que tienen capacidad ociosa”, añadió el cervecero de Charlone.

CharloneLa apuesta de Charlone se sostiene en una nueva forma de comercializar cerveza que estaba siendo minimizada por los cerveceros antes de la pandemia. Llegar a través de la lata directamente a los consumidores. La importancia de generar presencia de marca se vuelve fundamental para destacar del resto. En ese sentido, es también sumamente importante la expansión hacia otros mercados a través de otro canal de comercialización diferente al del barril, que se sostendrá y que comenzará un leve repunte en los próximos meses.

Por Alejandro Tellería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here