Proyecto Kronomether

Varias especulaciones y acusaciones salieron a la luz luego de confirmado un hecho tan enigmático como inaudito.

En la mañana del jueves, los medios de comunicación de todo el país se hicieron eco de un insólito robo de ocho barricas de cerveza que estaban madurándose en el fondo del mar, a solo cinco kilómetros de la costa de Mar del Plata. Sin embargo, con el correr de las horas, varias versiones comenzaron a circular entorno a la desaparición de la cerveza.

robo de cerveza

Tras el supuesto robo, el “Proyecto Kronomether” alzado por las fábricas Baum, La Paloma y Heller quedó a la deriva y el Museo Scaglia no recibirá la donación correspondiente a la recaudación de la venta de la birra, que se iba a destinar a la construcción de un acuario.

El inicio del proyecto

A mediados de enero, las tres fábricas marplatenses anunciaron la puesta en marcha del “Proyecto Kronomether”, que consistía en dejar madurar, a 20 metros de profundidad, ocho barricas que contenían 600 litros de una Dark Strong Ale para que reciba los aportes del agua de mar. La Escuela de Buceo Thalassa, participó en la colocación de las barricas junto al barco que está a unos cinco kilómetros de Mar del Plata.

Proyecto Kronomether

Luego de casi dos años de pensar el proyecto, planificarlo, cocinar la cerveza y realizar todos los trámites necesarios para tener los permisos municipales, la bebida pudo sumergirse. Según el ingeniero Juan Pablo Vincent, head brewer de Baum, se esperaba ver la influencia en la cerveza de la salinidad del agua y de la temperatura casi constante y la presión atmosférica a esa profundidad.

Entonces, cada 20 días, un equipo de buzos se acercaba a la cerveza para evaluar los cambios que se iban produciendo. La última revisación se realizó el 19 de enero y, por cuestiones climáticas, esta última semana los equipos pudieron volver a ir a la zona del barco ruso. Cuando llegaron, se encontraron con que las estructuras de seguridad estaban rotas y las barricas habían desaparecido.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por thalassa buceo (@thalassabuceo)

Gabriel Reynoso, cervecero de La Paloma, posteó en sus redes sociales que “dos o tres de esos vivos” habían cometido el “robo”. Además, sostuvo que no solo robaron barricas y cerveza, sino también la recaudación que iba a ir al Museo de Ciencias Naturales. “Robaron la esperanza de estudiantes universitarios que habían colocado en esas estructuras paneles para el estudio de las comunidades marinas. Robaron así la posibilidad de estudiar y aprender más de nuestra fauna, robaron la posibilidad de realizar Tesis de Grado de nuestros estudiantes. Robaron conocimiento”, acusó.

Un robo que dejaría más dudas que certezas

“Para ir a ese lugar hay que gastar combustible de una embarcación, tener algún equipamiento necesario y sofisticado para bajar hasta esa profundidad y poder cortar los elementos que se rompieron para sacar las barricas”, mencionó Leonel Mateo, embajador cervecero de Baum en un diálogo con A la fresca!, por lo que las sospechas giran alrededor de algún equipo que tenía conocimiento del proyecto y los medios para realizar el sabotaje.

Asimismo, el representante de la cervecería destacó que la cerveza contenida en esas barricas no estaba en condiciones de ser consumida, por lo que la posibilidad de que sea comercializada por quienes hayan hecho el posible robo también estaría descartada. La idea del “Proyecto Kronomether” consistía en “blendearla” con otra que se encontraba en tierra firme.

Robo de cerveza

Si al hecho de que la cerveza no se podría vender se le suma que las barricas no son lo suficientemente valiosas como para que tuviera más sentido su robo, daría la impresión de que existe un trasfondo en cuestión. Desde la cervecería respaldaron a la empresa de buceo, cuyo contacto fue proporcionado por gente de La Paloma, y afirmaron que “Thalassa tenía el mismo entusiasmo que nosotros por este proyecto y estamos muy angustiados. Respecto a las versiones que señalan a  otra escuela o a “otra persona”, el cervecero dijo que no lo pueden asegurar. “No podemos sacar ninguna conjetura”.

En ese contexto, Carlos Brelles, representante de la empresa de buceo, indicó para La Nación que lo ocurrido “es triste porque fue alguien ‘del palo’, y el nuestro es un círculo chiquito”. “Como no pudieron cortar las cadenas sacaron las tuercas y soltaron los barriles”, añadió.

¿Y si no fue un robo?

Quien realizó fuertes declaraciones en las últimas horas fue el brewer de BrewHouse, Mad Max, al pedir que “larguen el show”, puesto que “nadie les robó las barricas del fondo del mar”. Para el cervecero, “el error fue poner una tuerca en la parte superior, trabando la fijación con una base de barrica de 50, la cual es de madera blanda”. Así, para Max, la madera se salió y la barrica comenzó a querer flotar y “golpeó la barra, aflojó o rompió la tuerca, y las sujeciones”. “Las barricas ahora flotan hacia Francia”, conjeturó.

Para Mateo, en cambio, no es posible que las cervezas hayan sufrido un accidente a causa de la corriente marina “porque estaba todo bien sujetado con tuercas potentes, con sunchos y cadenas. Las barricas estaban dentro de una jaula, agarrada a la cubierta del barco. Tenemos bastante material en video gracias a un equipo que nos filmó todo el proyecto. De hecho, se descartó esa posibilidad al ver el estado en que quedaron las estructuras. Eran dos jaulas de cuatro barricas cada una y una de ellas, directamente ni estaba”.

El representante de Baum reconoció que le habían llegado comentarios acerca de las declaraciones del cervecero de BrewHouse, pero sostuvo que no querían “entrar en este juego, en este ida y vuelta con esa persona” e insistió en que “no fue un accidente y no se soltaron por injerencia del mar”.

Por otro lado, Max denunció que el “Proyecto Kronomether” fue “cooptado y ofrecido a otros colegas” por parte de Thalassa. Su empresa, junto con el Centro de Actividades Submarinas Escualo (CASE), “la Asociación Histórica de Buzos de MDP”, habrían recibido “exigencias”, en donde Thalassa habría pedido dejar afuera al CASE por su “enemistad con la otra asociación de buceo”. Para Max, “el arte no entiende de egos” y, si bien no acusa a ninguna empresa en lo particular, afirmó que lo sucedido hizo que abandonaran “felices” el “Proyecto Atlantis” cuando había empezado el 2019 “ya que grandes cerveceros y colegas iban a ejecutarlo”. “Ahora les queda repetirlo y hacerlo mejor. Los felicito por llevarlo a cabo, es un gran proyecto”, cerró.

Desde ahora, las autoridades locales serán las encargadas de llevar adelante la investigación sobre la desaparición de las barricas en Mar del Plata. Tanto la Prefectura Naval como la Fiscalía Federal número 1 de Mar del Plata serán quienes aporten novedades en las próximas semanas sobre los responsables del hecho.

Por Alejandro Tellería

9 Comentarios

  1. Uff Mamita, se picó. 1ro lamento por momentos haber agitado el maldito gaterío cervecero… posta, se me fue el Diplomático a la bosta… Mi postura es simple, antes de tirar algo así ponele onda y buscá el factible error; porque detrás hay una comunidad de buzos; cervecerxs, pescadores y ciudadanos de MDP. Me entristeció y me hinchó la pij@ ver que mi ciudad aparezca en todos los medios internacionales como una ciudad de chorros hasta de barricas, ver como indirectamente la Asoc de Buzos de MDP era señalada y/o involucrada junto a mi persona, “buzos chorros” “un ex participante que se quizo apropiar del proyecto junto a un grupo de buzos”… Antes de hacer prensa tirando una duda y acusación intensa hacia una comunidad, persona o grupo, quizás podriamos analizar la posibilidad de la acción de un mar bravio y el armado de la estructura, del tornillito, las corrientes, el temporal… No era tan grave no? El mar de mdp no es el caribe. Cada nota donde veo una periodista con un título de Buzos Chorros, o, “se cree que fue alguien que dejó de pertenecer y un grupo de buzos” ….. me rompe las pelotas, me los quiero comer con ensalada, metafóricamente. Hay 2 grupos de buzos en mdp, si uno acusa de algo sí, indirectamente acusa al otro y yo, de la propia boca de Thalassa supe de la hostilidad, intencionalidad y la factible acusación en caso de que no aparecieran… y para puteríos, ya me fumé el pichacortismo mental cervecero…. más bien, estoy analizando hacerme presente en la fiscalía interviniente. Si hay algo que no soy es careta y si hay algo que me sobra es honor. Una postura honorable, ya que por privado hice el mismo planteo y la rta fue “a vos no pienso escucharte” era asumir la posibilidad de la acción del mar sobre la estructura y del tornillito… El Honor es como la pelota, ni se mancha ni se salpica. Gratis era callar y ver como manchaban la ciudad y su comunidad. Para caerle bien a la sociedad… Pero, bue, dentro de Max vive Mad… no callaré, porque me sobra aguante y alzo mi vos evitando el ablande.
    Hagan birra, si falla repitan; corrijan, pero antes de señalar, hay que olerse el dedo.
    Es lo último que expreso sobre este tema.

  2. Vamos a analizar la info: Antes de denunciar un robo, dice el Sr. “Carlos Brelles” quien acusa directamente a alguien del palo o a los buzos que son pocos… fíjense que el mismo habla de los tornillos “aflojados” por lo que la teoría de Max es una gran posibilidad. Porque denunciar un robo? Es evidente que es para sembrar puterio, no solo cervecero sino de su sector… el de Baum dice que no piensa escuchar a Max…. prefiere quedarse con la del Robo… asì salen en los medios. Mejor sería salir por algo positivo; no este mamarracho.
    El otro de Baum dice que no estaba la jaula… quien tiene razón el Carlos el Buzo o el de Baum.
    O sea, la acusación y denuncia tiene clara intencionalidad de prensa y de ataque a otro sector.
    Carlos Brelles, representante de la empresa de buceo, indicó para La Nación que lo ocurrido “es triste porque fue alguien ‘del palo’, y el nuestro es un círculo chiquito”. “Como no pudieron cortar las cadenas sacaron las tuercas y soltaron los barriles”, añadió.
    El único robo que veo acá es el del Proyecto, el cual comunicó la gente de brewhouse mucho antes, donde se explicaba todo lo que hicieron, yo me entere en una convención cervecera. No se les cae una idea eso es lo que paso. Pidan perdón y cambien la denuncia a desaparición, su ambición de tv nos hace mal a todos.

  3. Las condiciones climáticas que no los dejaron volver… no habrán sido las que rompieron los tornillos? Parecen estupidos, se pisan solos

  4. Cuando denuncian que fue “Alguien del Palo” estan acusando directamente al resto de las cervecerías y buzos de Mar del Plata.
    Max te banco fuerte, de no creer. Envidia y mediocridad juntas.

  5. Max sos un limado mental que tiene toda la razón del mundo. Todos esos carolos no velan por el bienestar de la comunidad en general y la propia comunidad cervecera marplatense, les importa tres pelotas, que se metan la cámara y la usip en el ojete por qué por culpa de esos egos y el constante intento de ejemonizar en sector nos hacen quedar para la mierda ante los ojos del mundo y una vez más al salpicar con mierda a los demás muestran de que están hechos. Todos unos vende humo, todos unos personajes vilmente ruines, peor que ser policía o político. Hay un montón de cosas en las que puedo no estar de acuerdo pero en esta te banco max.

  6. El único robo evidente, fue el del proyecto, encima ahora salieron a decir que se las robaron acusando a los colegas, toda los cerveceros y buzos de Mar del Plata. Son el azmereir de la cervecería Argentina. Deben estar felices que salieron en los diarios, pero no se dan cuenta que salieron por boludos y mentirosos.

  7. Si no pudieron volver por las condiciones climaticas quien si pudo meterse a robarlos? Hay que arriesgar equipo y personas para sacar barricas que hay que gasificar osea que ademas necesitas de algun cervecero que procece eso mmmm raro no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here