Copa Borgonovo

Los entusiastas saben que beber cerveza es algo más que disfrutar el sabor, se trata de la experiencia. Un elemento clave es el vaso que se usa para servir la birra. Hay muchos tipos diferentes de vasos de cerveza, cada uno con su forma, tamaño y propósito únicos. Uno de esos es la Copa Borgonovo, un vaso especial que ha ganado popularidad en los últimos años.

La historia de la Copa Borgonovo

La Copa Borgonovo es una copa que originalmente fue diseñada para el vino. Sin embargo, su forma y tamaño únicos lo han convertido en una opción popular para servir cerveza también. El vidrio fue introducido por primera vez por Borgonovo, una empresa italiana de cristalería, en la década de 1970. Este diseño de copa rápidamente ganó popularidad en Italia y en toda Europa, gracias a su elegante diseño y versatilidad.

Diferencias entre la Copa Borgonovo y otros vasos cerveceros

Una de las principales diferencias entre la Copa Borgonovo y otras copas de cerveza es su forma. La Copa Borgonovo tiene forma de tulipán, con un cuenco más ancho y una boca estrecha. Esta forma es ideal para capturar los aromas de la cerveza y permitir que se concentren en la parte superior del vaso, facilitando el olfato y el disfrute de todo el sabor de la bebida.
Otra diferencia está en su tamaño: la Copa Borgonovo suele ser más grande que otros vasos de cerveza y contiene entre 15 y 20 onzas de líquido. Este tamaño más grande permite un agarre más cómodo y hace que sea más fácil girar la cerveza en el vaso, liberando más aromas y sabores.

Uso de la Copa Borgonovo en la cata de cerveza

Para aprovecharla al máximo a la hora de degustar cerveza, es importante utilizarla correctamente. Aquí hay algunos consejos para usar la Copa Borgonovo:

1. Comience con un vaso limpio

Antes de verter su cerveza, asegúrese de que su vaso esté limpio y libre de residuos o jabón. Cualquier olor o sabor persistente puede afectar el sabor de la cerveza.

2. Vierta la cerveza correctamente

Al servir la cerveza, sostenga el vaso en un ligero ángulo y vierta lentamente por el costado del vaso. Esto ayudará a evitar que se forme demasiada espuma y te permitirá controlar la cantidad de espuma en la cerveza.

3. Tómese su tiempo para apreciar el aroma

Una vez vertida la cerveza, tómese un momento para sentir el aroma. Agite suavemente la cerveza en el vaso para liberar más aromas que son los que primero volatilizan y luego respire profundamente por la nariz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here