Kronomether

Las fábricas marplatenses Baum, La Paloma y Heller sacarán la birra que iba a ser blendeada con la que desapareció en el mar.

Desde la fábrica de Baum se anunció que el 10 de mayo sacarán a la venta la cerveza que generó un revuelo nacional e internacional por un acto vandálico del que todavía no se tienen respuestas: Kronomether.

Sin embargo, esta cerveza que saldrá a la luz lejos está de la que se había proyectado inicialmente. De todas maneras, tendrá el mismo fin: todo lo recaudado será destinado para apoyar al museo Lorenzo Scaglia.

Kronomether

El proyecto inicial de Kronomether tenía que ver con la cocción de 3750 litros de mosto para hacer una Dark Strong Ale entre las tres fábricas. Con la colaboración de la escuela de buceo Thalasa, se llenarían ocho barricas y se enviarían al fondo del mar para que maduren. La cerveza que no entró en los toneles fue fermentada y madurada en tanques en tierra firme. La idea era blendear ambas cuando estén listas.

Pero todo cambió cuando, en una de las expediciones de control de seguridad que se efectuaron por parte de la escuela de buceo, se notificó que las barricas habían sido robadas, durante el mes de febrero.

Entonces, desde las cervecerías observaron que podían vender la cerveza restante con la imagen de la que iba a ser la Kronomether. Y así lo harán: en una edición muy limitada, la cerveza estará disponible en la tienda online de Baum en un formato enlatado de 355ml.

“Las ideas se transforman en proyectos, y los proyectos sólo se concretan tras un esfuerzo enorme de mucha gente. En el trabajo titánico y mancomunado que significó preparar y hundir las barricas destacaron las tareas de Carlos Paz, plan de hundimiento, Sergio Di Napoli, Remolcadores Mar del Plata, trasladando las barricas y Jorge Canal, de Canal & Canal Salvamento y Buceo, hundiendo y asegurando las barricas en el barco hundido”, agradecieron desde Baum en un comunicado.

Baum

Kronomether es el proyecto que no pudo ser. Donde nos despojaron de la mejor versión de nuestro espíritu inquieto, luego de hundir barricas con cerveza Dark Strong Ale al fondo del mar, en el barco que lleva su nombre. Esta situación no nos detuvo, decidimos no bajar los brazos y enlatar aquella parte de esta cerveza que había quedado en la fábrica, y de este modo cumplir con la promesa de donar todo lo recaudado al museo municipal de ciencias naturales”, resumieron.

Por Alejandro Tellería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here